Claves para manejar el estrés laboral – Fundación Carlos Vallecilla Borrero

Claves para manejar el estrés laboral

12 octubre, 2022

Por estos tiempos el estrés se ha convertido en una pandemia mundial. Ninguna persona logra ser inmune a él, y de no estar atentos sus consecuencias pueden llegar a convertirse en problemas importantes de salud física y mental.

El contexto laboral es uno de los mayores generadores de estrés pues exige rendimiento, entregas, fechas, pendientes, reuniones, resolución de imprevistos, tensión, etc. Hay unas metas personales que perseguimos y en muchas ocasiones solemos caer en comportamientos de dura autocritica y perfeccionismo que nos predisponen a mayor estrés. Sin embargo, es importante saber que para desempeñar bien nuestras funciones tenemos que aprender a mantener el equilibrio, pues el estrés es el enemigo de la productividad y de la salud mental, ya que ningún individuo logra desempeñarse eficientemente cuando está sometido a elevados niveles de sobrecarga.

Ante una gran liberación de cortisol en el organismo, la tendencia es a fallar y a paralizarse, dejando así de dar respuestas favorables. Por esta razón debemos aprender a manejar los estresores para que ellos no terminen sobrepasándonos. Existen técnicas ya conocidas por todos y que bien podemos aplicar en nuestros puestos de trabajo cuando nos sintamos tensionados. Entre ellas tenemos:

  • Respirar: Lo primero que tenemos que hacer para mantener a raya nuestro estrés es aprender a controlar la respiración. La técnica consiste en inhalar profundamente lo más hondo posible a la cuenta de 4, asegurándonos de que el aire llene poco a poco nuestro abdomen, retenemos el aire en 4 cuentas y, poco a poco, vamos exhalando, siempre por la nariz. Lo haremos en forma calmada y lentamente.
  • Revisemos nuestra postura: Sea cual sea la actividad que estemos realizando, estiremos brazos, giremos la cabeza hacía los lados, siempre con movimientos lentos, de esta manera descargamos y liberamos gran carga de tensión y estrés acumuladas en las áreas cervicales. En ocasiones nos acostumbramos a las malas posturas y sin darnos cuenta nos generamos más problemas de salud.
  • Visualizar: Podemos tomarnos 5 minutos para conectarnos con nuestro interior. Cerrar los ojos e imaginarnos un escenario que nos traiga paz, en ese momento nos enfocaremos en agradecer, en centrarnos en el aquí y el ahora, en convencernos de que toda situación es transitoria, que todo pasa y las resoluciones llegan.
  • Reducir las distracciones: Revisemos con honestidad nuestra eficiencia en el tiempo invertido, si usamos distractores constantemente o si tendemos a procrastinar, pues ambos escenarios en corto tiempo se convertirán en potenciadores de estrés.
  • Comunicarnos: Establecer canales abiertos de comunicación con nuestro equipo de trabajo que nos permita fluir de manera exitosa. Delegar, repartir las cargas, hablar de cómo nos sentimos, etc. Estos escenarios siempre serán favorables y liberadores.
  • Hacer un pequeño (time out) o tiempo fuera: Levantarnos y caminar, al hacer está acción de manera consciente ponemos un límite entre lo que está sucediéndonos y nuestra capacidad de tomar el control y sin duda nos ayudará a relajarnos. El buen trabajador no es el que no para ni un momento, sino aquel que sabe gestionarse el tiempo y descansa regularmente. Muchas veces, algo tan simple como guardarse 5 minutos cada hora a modo de breve descanso sirven para que nuestras energías no decaigan y el estrés no nos invada. Además, dado que nos cuesta estar concentrados y atentos durante más de 50 minutos no podemos esperar hacer bien nuestro trabajo si nos dedicamos 3 horas seguidas sin descanso alguno a hacer lo que estemos haciendo. Hay que recargar.

Psicóloga: Licenciada Tania Cova.

Fundación CVB. © Copyright 2021 Todos los derechos reservados