¿Que es la depresión enmascarada? – Fundación Carlos Vallecilla Borrero

¿Que es la depresión enmascarada?

6 junio, 2022

La depresión enmascarada

Nuestro cuerpo es fiel reflejo de nuestro estado mental. La depresión puede fácilmente solaparse en una queja somática, transfiriendo lo emocional a lo físico y expresándose en molestias orgánicas.

Una depresión enmascarada nos habla de una persona cuyo sufrimiento emocional es alto, sin embargo, lo evade, no lo asume y no busca ayuda. En su lugar, transfiere estos malestares a su cuerpo y los convierte en problemas físicos. Es este tipo de personas que acuden a innumerables citas médicas buscando diagnósticos o explicación a sus malestares. Que se someten a múltiples estudios sin encontrar causas aparentes a sus motivos de consultas. Que toman cualquier cantidad de fármacos recetado o no, con la esperanza de mejorar. A las que los médicos les dice “usted está bien, sus exámenes están perfectos, su clínica es positiva”, pero que sin embargo, siguen sintiéndose mal.

Entre los síntomas más comunes de esta modalidad de depresión, en la que se somatiza el malestar psicológico encontramos como es de esperarse, un estado de ánimo triste, ansiedad permanente, problemas con el sueño, problemas del tracto digestivo, sensación de agotamiento y cansancio constante, dolores de cabeza, pérdida de apetito, pérdida del deseo sexual, afecciones cardíacas, problemas en la piel, por mencionar los más más comunes.

El diagnóstico de este tipo de depresión en ocasiones suele llevarse tiempo, dado que la persona sufre mentalmente, pero al centrarse en su malestar físico, no reporta a su médico que se encuentra profundamente deprimida. Afortunadamente, son muchos los médicos que logran reconocer que las causas de los padecimientos pueden tener origen en lo psicológico e instan a los pacientes a visitar al psicólogo o al psiquiatra, dependiendo del caso.

De esto no escapan los niños y adolescentes quienes quizás muestren conductas diferentes al adulto como por ejemplo: apatía, desmotivación, falla escolar, hiperactividad, enuresis nocturna, cambios en el carácter, problemas de alimentación y problemas de conducta, dolores estomacales o cefaleas constantes, que podrían tener su origen en una depresión. De igual manera puede darse en la población del adulto mayor, a quienes, en muchas ocasiones, los síntomas físicos del envejecimiento normal solapan malestares de índole emocional, como puede ser, la depresión.

Desafortunadamente vivimos en una sociedad en la que lo físico está mucho menos estigmatizado que lo psicológico, lo que casi siempre dificulta la búsqueda de ayuda. Las personas consultan con mayor frecuencia un profesional por un dolor de estómago, antes que por depresión, y le cuesta aceptar que pudiera estar padeciendo un malestar psicológico. De esta manera lo que se consigue es retardar la intervención temprana y las soluciones al malestar.

Es importante destacar por lo que hemos visto en la clínica, que en estos casos nunca se curará el dolor físico si antes no curamos el psicológico, y que un estado mental no saludable afecta negativamente nuestra salud en todos los sentidos.

Rompamos con los estigmas y consultemos al psicólogo ante cualquier síntoma emocional a tiempo, y de esa manera estaremos previniendo que se compliquen.

Desde la FCVB les deseamos a todos una excelente y productiva semana.

Fundación CVB. © Copyright 2021 Todos los derechos reservados